Historia

1585
El origen  de La Cumbre se remonta al 30 de octubre de 1585, cuando en esa fecha se entrega este territorio a cinco hijos del Capitán Bartolomé Jaimes. Por esos años se conocería la zona como San Francisco del Valle de la Punilla. Para 1633 el Capitán Gerónimo de Quevedo adquirió parte de esta extensa heredad, a la que denominó "San Gerónimo", nombre que conservaron por más de tres siglos los sucesivos propietarios de la estancia.




Para fines del siglo XIX, la llegada del ferrocarril en 1892, la instalación de un destacamento policial en 1895 y de la Escuela Rural de Varones y Mujeres en 1897, además de la Capilla de San Roque que se libró al culto en 1898, posibilitó que ese caserío disperso habitado por una sociedad pastoril fuera concibiendo la idea de una comunidad organizada.

1892

1900
Para el año 1900, el 1 de diciembre, las autoridades del ferrocarril sustituían el nombre de Estación San Gerónimo por Estación La Cumbre. Con 1.141 metros sobre el nivel del mar, este lugar era el más alto del ramal ferroviario de la región. En ese nuevo siglo con una población que no superaba las 200 personas,  todavía los caminos eran simples huellas de herradura abiertos al tránsito de carruajes y cabalgaduras bordeando los cercos de extensas propiedades de muy pocos dueños.




Tendrían que pasar algunos años, para que se constituyera  la primera Comisión Municipal, el 20 de mayo de 1911, la demarcación y apertura de calles en 1913 y la creación del municipio el 17 de julio de 1916.

Aún en ese tiempo el agua que se utilizaba corría por las acequias del Alto y del Bajo e innumerables canales abiertos para regar los sembradíos y las quintas, tanto de la estancia San Gerónimo, la chacra de La Tapia, Chacra Grande y Puesto de Zapata, con los años llegarían  obras de captación y potabilización, condición indispensable para el progreso.

En tanto el desarrollo del pueblo, volcado hacía el turismo, tuvo claros aportes de la comunidad británica afincada en la zona que sumó a otras colectividades como la italiana y la española. Estas últimas mostraron una integración diferente que se plasmó en la vida cotidiana.




1911

1930
Pero sin duda alguna, ya para la década del 30 en el siglo XX, entre las convulsiones financieras, la inseguridad en Europa ante la inminente guerra, La Cumbre era el lugar ideal para vivir, descansar y estar más cerca de los estilos extranjeros, que muchos argentinos adoraban. Así quedó delineado un perfil de pueblo con rasgos imperturbables, casi al modo inglés.




©2015, Junta de Historia de La Cumbre.

Contacto

Destinatario:

Enviar

En La Cumbre estamos listos para recibirte y hacerte pasar un momento memorable.
Contactanos y te brindaremos toda la información necesaria para planificar tu estadía en nuestra localidad.

Tel.: +54 3548 452966

info@lacumbre.gob.ar